8 de mayo de 2012

Especial Hitboard: Elena Ionescu, La voz de Mandinga

No suele haber mayor tristeza que las de aquellos que deben dejarlo todo para intentar tener una buena vida lejos de su país, la historia del pueblo rumano esta básicamente unida a la de la escasez, nosotros estamos acostumbrados a ver a rumanos en España, aunque me atrevo a decir que tenemos la imagen del país un tanto desvirtuada.

Elena Ionescu es la vocalista del grupo Mandinga, uno de los más claros candidatos al triunfo para este Festival de Eurovisión 2012, hasta nuestra web llega mucha gente buscando el nombre de esta bella cantante, vamos a intentar descubrir algo más de esta mujer que puede llevarse, junto a sus compañeros, el festival a Bucarest.

Elena forma parte de las llamadas divas rumanas que están arrasando en el mundo de la música, sobretodo en nuestro país, lo cierto es que no hablaremos de las cualidades físicas de la cantante porque por regla general las mujeres rumanas suelen ser muy guapas, vamos a centrarnos en como ha llegado hasta aquí.

Rebobinemos en el tiempo y nos plantamos en el 17 de mayo de 1988, día en el que Elena vino al mundo en la ciudad de Caracal,uno de esos tantos barrios rumanos muy humildes. Elena creció escuchando a Thalia, es por esto que le gusta cantar en castellano y conoce el idioma, al menos la forma de pronunciarlo correctamente. Elena se formó en el canto, no sin esfuerzos, pues su padres tenían que pedir dinero a amigos y familia para que ella pudiera ir a clases de canto, además, cuando Elena fue algo más mayor, intentaron que triunfara en la música, para ello invertían el poco dinero que tenían en viajes a Bucarest agotando los recursos económicos hasta el punto de volver a casa cuando ya no se podía pagar el alojamiento, en estos viajes Elena aprovechó para entablar contactos en el mundo discográfico.

Fue en 2006 cuando la suerte y la fama llamó a la puerta de los Ionescu, Elena entró a sustituir a otra vieja conocida de los amantes de Eurovisión, Elena Gheorghe, en el grupo Mandinga. 
La carrera de Elena empezó a despuntar y sus deseos se vieron colmados cuando este año ganaron la preselección de su país para ir a Eurovisión.

Hemos podido leer algunas declaraciones de los vecinos de Elena en Caracal, ellos gozan con el éxito de Elena y solo tiene que buenas palabras, dicen de ella que es una buena persona, cariñosa y desprendida, que siempre aparece con regalos y que los padres de Elena, que tantas veces necesitaron ayuda, prestan dinero a sus vecinos si estos se ven necesitados.

Parece ser la historia de la persona que vuelve a su ciudad después de haber triunfado, pero lo cierto es que Elena Ionescu merece el lugar que ha conseguido.

Fuente: Para realizar este articulo nos hemos valido de varios diarios y revistar digitales rumanas.

Reaccions:

0 comentaris:

Publicar un comentario