13 de abril de 2012

Max Jason Mai: Representar a Eslovaquia es una tarea difícil.


No es algo nuevo en la historia de algunos países lo que os vamos a contar, y es que un artista tenga que pagarse él mismo su presencia en el festival. Hay países que tocados por la crisis no quieren dejar de estar cada año en Eurovisión y deciden ir igualmente...

Hay varias formulas, por ejemplo, por mucho que se ha criticado a Grecia por estar en el festival, se ha dejado claro que al final ha sido la discográfica la que ha pagado los gastos, como el caso de Chipre, cuando todas las alarmas saltaron porque la televisión no había aprobado el presupuesto, en ese caso la misma discográfica de Ivi Adamou dijo que en caso de que eso fuera así, ellos pagaban. Como estos ejemplos hay muchos. Las discográficas, interesadas en la promoción casi gratuita que Eurovisión proporciona a los cantantes en determinados países, prácticamente ofrecen su catálogo entero a cambio de poder chupar del bote. Es el caso de Warner en Francia, con Amaury Vassili en 2011 y este año con Anggun; Universal en Grecia con Eleftheria, Loukas Yiorkas o Sakis Rouvas; o España este año con Warner y Pastora Soler.


Pero por desgracia hay casos en los que las discográficas tampoco afrontan los gastos y es el propio artista el que decide pagar. Hay casos como los de Natalia Barbu, que fue a Eurovisión por Moldavia en 2007 y que decidió pagar ella la televisión le devolvería el dinero si llegaba al top 10 (cosa que consiguió, quedó exactamente la 10ª), o los también moldavos Zdob si Zdub en 2011. Aunque luego están los que tienen más problemas como Max Jason Mai que ha tenido que hacer algo similar a lo que hizo Svetlana Loboda, la representante de Ucrania en 2009. En este caso ella hipotecó su apartamento en Kiev, el representante Eslovaco ha vendido su coche para poder grabar la canción en condiciones y tener fotos promocionales.

Lo cierto es que de forma indirecta así es como consiguió su participación en el festival. Otra de las cosas a destacar de este cantante es el carácter, se dice y se comenta por diferentes webs que el cantante ya se ha cargado varías habitaciones de hotel, y que ha salido a grito pelado de más de una reunión. Por lo que hemos leído en escnation.com, el director de la STV considera "Don't Close Your Eyes" una indigna representación y ni siquiera le dejan cantar en directo en la mayoría de los programas donde ha podido actuar. No hablemos de promoción por Europa.

Esto, desde luego, es voluntad. Y nosotros deseamos poder ver por fin a Eslovaquia en la final, pues este año, digan lo que digan, Max Jason Mai y los suyos se lo merecen.

Reaccions:

0 comentaris:

Publicar un comentario